Opinión respecto de supuesta prueba confesional desahogada por video llamada.


Inmediación y desahogo de pruebas, declaraciones de partes y actuaciones jurisdiccionales en materia agraria dentro del marco legal vigente:


Ciudad de México a los 5 días del mes de febrero de 2021.


A petición del Presidente de la Asociación de Academias Agrarias A.C., se realiza el presente estudio, mismo que considero oportuno ante la necesidad de modernizar la Jurisdicción Agraria en México y eliminar practicas perjudiciales en la justicia de los campesinos.


Para tales efectos, se me proporciono una liga (link) que lleva a un video alojado en la plataforma YouTube[1], el cual circula en redes sociales, por lo que su acceso es público y no está restringido.


Dicho video, contiene una videograbación titulada: “Audiencia Agraria por Videollamada”, por medio de la cual, su único protagonista refiere y describe ser parte en la realización de una Diligencia en sede jurisdiccional agraria, acordada por el Tribunal Unitario Agrario del Distrito número 39 en la Ciudad de Mazatlán, Estado de Sinaloa, donde:


La parte demandada en una controversia agraria desahoga la prueba confesional fuera de la sede del Tribunal, realizando sus declaraciones por medio de videollamada desde su casa, sin la presencia del personal del Tribunal; usando para ello un teléfono móvil que no es de su propiedad, por medio de la aplicación de mensajería “WhatsApp”. Declaraciones que recibe la Magistrada agraria en su Tribunal, pero por medio de un teléfono celular y una bocina, artefactos que son propiedad de los abogados de la parte demandada.


Nota preliminar: Dada la naturaleza del video (no es oficial), este estudio se circunscribe únicamente a su contenido literal, con la esperanza de que se trate solo de una broma o un simulacro jurisdiccional autorizado por el Tribunal Superior Agrario, implementado en la exploración de innovaciones y soluciones para modernizar la actividad de la justicia agraria.


En caso contrario, según el dicho del protagonista del video, resulta preocupante lo que ese video narra conforme a los elementos que a continuación se expondrán.


A.- Contexto del video:


A.1 El youtuber[2] refiere ser abogado de la absolvente, manifestando que el desahogo y la instrumentación de la confesional por videollamada surgen:

  • En un primer momento, a propuesta de la apoderada de la absolvente;

  • En un segundo momento, con la propuesta para su implementación por parte del equipo de abogados que él encabeza;

  • En un tercer momento, con el consentimiento del oferente de la prueba, quien al parecer coopero con su silencio -dado que no hay información de oposición al respecto;

  • En un cuarto momento por los acuerdos del Tribunal.

A.2. Al respecto, el tribunal acordó que, para el desahogo de la confesional a cargo de la absolvente, sus abogados proporcionarían los medios tecnológicos para el desahogo a distancia de la prueba confesional, utilizando para ello el siguiente material que refiere el protagonista ser de su propiedad:

  • dos celulares propiedad de su despacho,

  • un trípode y,

  • una bocina.

A.3. El protagonista, contextualiza el desahogo de la prueba dentro de una controversia agraria por la Prescripción Negativa (sic) de una parcela, cuyo elenco procesal, en forma esquemática, se describe de la siguiente manera:


  • Magistrada.

  • Secretaria.

  • Parte actora (hijo de la demandada).

  • Parte demandada (ejidataria de 80 años y con problemas serios de salud, que a su vez es madre de la actora y de su apoderada).

  • Apoderada de la demandada.

  • Abogado de la parte actora.

  • Abogado de la demandada y protagonista del video.

  • Otra abogada de la demandada e “influencer”

  • Otra abogada de la demandada.

A.4. En forma cronológica, según se refiere en el video, se dice que: el día 21 de enero de 2021, en audiencia de ley, la parte actora desahogó la prueba confesional a su cargo, junto con la prueba testimonial. Que con motivo de la inasistencia de la parte demandada, la magistrada diferiría la audiencia hasta el mes de marzo de 2021 para continuar la audiencia y el correspondiente desahogo de la confesional a cargo de la demandada, dado que por un tema de salud justificó su incomparecencia para el desahogo de la prueba a su cargo ese día (es decir, la prueba ya estaba admitida y preparada).


Sin embargo, en el uso de la voz, la apoderada de la demandada, solicitó que la prueba fuera desahogada por medio de video llamada. Planteamiento que fue secundado por su abogado y protagonista del video y, al parecer, sin oposición de la parte actora ni de su abogado, ya que no se dice que ellos se hayan opuesto a semejante propuesta.


Al respecto, en el video se dice que: La Magistrada evaluó la viabilidad de tal petición y decidió que si era posible, que había condiciones para que se desahogara en la forma propuesta, admitiendo la petición, ordenándose la preparación para su desahogo para el pasado día 25 de enero de 2021.

Es decir, a petición de la representación legal de la demandada y sin oposición de la parte actora oferente de la prueba, el tribunal Unitario acuerda:


  • Admite la propuesta de desahogo de la confesional por video llamada a propuesta de los asesores y representante legal de la absolvente.

Lo que significa que ese tribunal, acordó modificar la prueba en términos diferentes a los ofrecidos por su oferente, modificándose así la admisión y la preparación previamente acordadas.


Por lo cual, la magistrada al modificar la admisión de la prueba ofrecida por la actora, ordena preparar de nueva cuenta la confesional, pero ahora en los términos de la propuesta de su contraria (¿?).


  • Acuerdos que implican modificar la actividad probatoria de la oferente de la prueba, por medio de acuerdos ajenos a su actividad probatoria, instrumentándose una nueva preparación probatoria “ad hoc”, en los términos propuestos por su contraria y, sin la intervención aparente del propio oferente de la confesional.

  • Resultando en una variación de la actividad probatoria de la parte actora, surgida de la actividad defensiva de la contraparte, modificándose así, en forma ilegal, la prueba legalmente ofrecida, admitida y previamente preparada.

  • Para ello produjo acuerdo de preparación, ordenándose desahogar la prueba confesional a cargo de la demandada (señora de 80 años y con su salud delicada), quien declarará desde su casa, sin que el personal del tribunal esté presente ahí, en la recepción de la prueba, quien estará asistida solo por la buena fe de sus abogados;

  • En vez de tres meses, esta se desahogará en 2 días hábiles después de los acuerdos;

  • Para lo cual, el tribunal acordó utilizar una intermediación tecnológica provista, no por el tribunal o por el oferente de la prueba, sino por la parte demandada, en la modalidad de videollamada por medio de la aplicación WhatsApp;

  • Además, de muto propio, según el video, la Magistrada y la Secretaria del Tribunal acordaron la preparación de la prueba, con diversos apercibimientos de declarar confesa a la absolvente señalando supuestos y eventualidades que son ajenas a la actividad probatoria del oferente de la prueba o de la misma absolvente.

A.5. La confesional se desahoga el día 25 de enero de 2021, usándose los celulares de los abogados de la demandada, donde la absolvente lo hace desde su casa y, el tribunal los recibe en su sede.

  • Se declara la continuación de la audiencia;

  • Se identifica a la absolvente por medio de la pantalla;

  • No se guarda constancia de la videollamada y;

  • El acta de la audiencia es firmada por quienes están en la sede del tribunal, es decir: la parte actora y su abogado, los abogados de la parte demandada y su apoderada, la magistrada y la secretaria, sin la firma de la absolvente.

A.6. Se dice en el video de cuenta, que se trata de una “innovación” que debe de formar antecedente nacional de que ese tipo de desahogo de pruebas, auxiliado por tecnologías de la información y comunicación (TIC’s) es posible, dentro del marco legal actual, lo cual es falso.


A.7. En el video, se justifica la implementación de su desahogo por video llamada con motivo de:

  • La emergencia sanitaria y;

  • Garantizar los Derechos Humanos de los adultos mayores.

Pretendidamente, como una especie de adecuación del proceso legal imperante, basándose en una malograda interpretación conforme.


B.- Consideraciones preliminares:


B.1. Primeramente, Sin demérito del esfuerzo realizado por la Magistrada a cargo del Tribunal Unitario Agrario del Distrito 39, con sede en Mazatlán en el Estado de Sinaloa, se saluda la “valentía” para pretender realizar algo que, eventualmente, está envuelto en supuestas buenas intenciones. Sin embargo, se trata de una muy mal entendida “Innovación” que no le da ninguna garantía a los Derechos humanos de la absolvente, beneficiando, en todo caso al interés de la parte actora.


B.2. Según lo expuesto en el video, pareciera más una “celada” en perjuicio de la parte demandada absolvente de la prueba, ocasionado por la coordinación de los antagonistas de la controversia agraria acordada sin su presencia; en clara colusión de los dos hermanos, lo que da por resultado, desde mi muy particular punto de vista a los siguientes efectos negativos:


  • Actos perjudiciales a los derechos agrarios y humanos de la demandada absolvente;

  • Su desahogo en la forma expuesta, desde luego compromete la institucionalidad jurisdiccional;

  • Por los artificios en su desahogo, transgreden el debido proceso, la integridad procesal y probidad de la prueba;

  • Resultando en una franca y clara trasgresión: a la legalidad, inmediación y principio de verdad sabida, el orden jurídico adjetivo y probatorio del proceso agrario vigente.

Lo anterior es así, desde esta opinión, conforme a lo siguiente:


C. Actividad probatoria en el Derecho Agrario vigente en el caso concreto:


C.1. De conformidad con los artículos: 1º, 14, 16, 27 fracción XIX, 133 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; artículos 1º, 2º, 8º fracción X, 18, 21, 30 de la Ley Orgánica de los Tribunales Agrarios; artículos 1, 2, 3, 59, 65, 66, 67, 68, 81, 82 del Nuevo Reglamento Interior de los Tribunales Agrarios; artículos 48, 163, 167, 178, 179, 185, 186, 187, 188, 189, 194, 195, de la Ley Agraria; artículos 1, 14, 18, 54, 57, 60, 61, 79, 80, 81, 90, 93, 95, 99, 102, 107,108, 113, 114, 116, 117, 170 y demás relativos y aplicables del Código Adjetivo Federal de aplicación supletoria; artículo 172 fracción III de la Ley de Amparo; artículos 156, 157, 158, 163 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, este último solo por mera analogía, llegamos a las siguientes reflexiones al respecto:

  1. El Tribunal Unitario Agrario, en “estricto sensu” es donde se reciben documentos, se forman y tramitan los expedientes y, se atiende a los justiciables con las debidas garantías, dentro de los horarios y con el personal destinado para la impartición de justicia.

  2. Sin embargo, "lato sensu”, hay Tribunal Unitario Agrario, donde se encuentre el Magistrado con jurisdicción para la impartición de justicia y el funcionario secretario que dé fe de las diligencias y los actos relacionados con la jurisdicción que les fue encomendada por la Ley.

  3. En la Itinerancia, la prueba testimonial y en la confesional, las declaraciones y desahogo de estas pruebas se pueden practicar respectivamente y en forma excepcional: en el domicilio de los testigos/absolventes, previa la justificación de la necesidad de que así sea o, donde se acuerde la realización de justicia itinerante, según el programa acordado para ello.

  4. La implementación de “innovaciones”, corresponde al Tribunal Superior Agrario reglamentarlas o bien, tomar acuerdos al respecto, ya que es el órgano que tiene las facultades reglamentarias para el buen funcionamiento de los Tribunales Unitarios.

  5. Por lo cual, la inmediación exige la presencia directa, personal y completa del tribunal (lato sensu y estricto sensu) al momento de la recepción de pruebas.

C.2. Las pruebas, no obstante que están dirigidas al juzgador para acreditar o no los hechos puestos a su consideración, resultan siempre de la actividad probatoria de sus oferentes o por el juzgador agrario para incorporar los elementos que considere necesarios para resolver a verdad sabida. Por lo que su admisión, preparación y desahogo son de orden público. Lo que implica que los actos probatorios deben ser acordados garantizándose siempre:


  1. En forma general, la legalidad, objetividad y veracidad de estas;

  2. Su preparación conforme a lo pedido por el oferente y en términos de ley.

  3. La identidad fehaciente de las partes en la participación y firma de las actas de las diligencias probatorias en que participen.

  4. Su desahogo en audiencia de juicio, en forma pública y donde premie la inmediación, es decir, la directa participación del Juzgador en la práctica y recepción de la actividad probatoria de las partes.

  5. Que las diligencias se hagan constar en medios regulados por la ley.

Actuar en contrario, compromete el resultado de las pruebas en la sentencia, viciando el debido proceso.